“Ahora tildan y bautizan de vallenato lo que no lo es”: Adolfo Pacheco - Televallenato - Noticias, Fotos y Videos de Vallenato

Última Hora

“Ahora tildan y bautizan de vallenato lo que no lo es”: Adolfo Pacheco


El juglar de la música vallenata fue homenajeado ayer en la decimoséptima versión del Festival Distrital de Música de Acordeón en Barranquilla.

Como si el tiempo no le pasara contestó la línea telefónica la misma voz aguda que hace 14 años deleitó el oído de los amantes del folclor vallenato con El mochuelo. Adolfo Pacheco, su autor, hoy tiene 78 años de edad, 60 de carrera artística y 50 de haber honrado el género musical con su obra cumbre: La hamaca grande. 

Oriundo de San Jacinto, Bolívar, el compositor de Soy sabanero, No es negra, es morena, Le cogí la caña, entre otros éxitos musicales, fue homenajeado ayer por el Festival Distrital de Música de Acordeón que se realizó por decimoséptima vez en la ciudad de Barranquilla. 

Con varias letras de sus composiciones fue ambientado el evento en el que fue exaltada su labor en el género musical. El juglar estuvo acompañado de otros compositores como Gustavo Gutiérrez, Daniel Celedón, Marcos Díaz, Marciano Martínez, Roberto Calderón, Rafael Manjarrez, Sergio Moya, Camilo Namen, Leo Durán y Robert Oñate, entre otros. 

Antes del merecidísimo homenaje, el maestro habló con EL HERALDO sobre este reconocimiento, su carrera artística y el vallenato de hoy.

P.¿Cómo recibe este homenaje que se le hizo en Barranquilla?

R. Lo recibo con mucho amor y gratitud. Bastante emocionado, porque estos reconocimientos antes no se les hacía a los músicos populares, sino a los artistas distinguidos, a los literatos, a los políticos. Ahora están haciéndole este reconocimiento al folclor y la gente responde y apoya este tipo de eventos que exaltan nuestra labor. Eso me llena de regocijo.

P.¿Algunos de los cantautores que lo acompañaron ayer han tocado muchas de sus composiciones?

R. Sí, es otro tema para llenarme de orgullo. Cuando uno es autor canta sus canciones con un acompañante. Por ejemplo, Marciano Martínez y Jorge ‘el Pitufo’ Valbuena, entre otros, tienen la cualidad de que ellos también son músicos, se han quitado el acordeón y me han acompañado en algunas canciones.

P.¿Cuál considera que ha sido el logro más representativo de su carrera?

R. En la parte musical, por supuesto, La hamaca grande. Además, todos esos temas que compuse que se tienen en cuenta para este homenaje. Por otro lado, la música me ha permitido estudiar una carrera que me apasiona, obtuve mi diploma de abogado a los 43 años, eso me permitió llegar a la política, en la que participé y fui diputado del departamento del Atlántico y del departamento de Bolívar. Hace 18 años abandoné ese tema y no tiene nada que ver con mi carrera musical, sin embargo es algo que me ha servido y marcado bastante.

P.¿Cómo fue esa transición de ser compositor vallenato a estudiante universitario?


R. La misma música fue la que me dio la oportunidad de tener el capital para poder hacer la carrera profesional de Derecho. Fue el ser compositor lo que me llevó a ser estudiante, no lo sentí como una transición, mas bien fue una grata experiencia cambiar de rol.

P.¿Para el maestro Pacheco quiénes son los juglares vivos de la música vallenata?


R. Un juglar es todo aquel que hace una canción bonita y sale a mostrarla de pueblo en pueblo por toda Colombia. Juglar es ese que envía un mensaje con su canción y en ella misma explica por qué compuso ese tema. Esa es la juglaría, así como lo hacia Homero en la época griega, uno de los primeros juglares. 

P.¿Cuál de sus composiciones es su favorita?

R. Oye Mercedes me encanta, pero si tuviera que elegir una sola, sería El viejo Miguel, una composición del alma para mi padre.

P.¿Cómo ve las composiciones actuales del vallenato?


R. De hecho las letras han variado mucho, aunque el problema en sí es el nombre. Los nuevos artistas y compositores a todo lo que le suena un acordeón le quieren llamar vallenato. Eso es una confusión para el publico, hoy en día es difícil distinguir qué es vallenato y qué no lo es, porque desde la misma persona que compone no se sabe lo que se está haciendo.

P.¿Qué consejo le daría usted a los nuevos compositores para preservar lo que es la esencia del vallenato?


R. Yo les digo: Compongan verdaderos vallenatos, no lo que el público, las casas discográficas y la industria musical denominan como tal, porque tildan y bautizan de vallenato lo que no es vallenato. Porque una composición por no ser de vallenato no deja de ser canción. Una canción puede ser buena sin necesidad de ser vallenato. Compongan bonito, compongan bien, pero no llamen por un nombre folclórico lo que no lo es.

Tomado: El Heraldo

No hay comentarios.